La Educación Afectivo-Sexual

El proceso educativo se va desarrollando desde el momento en que nace el niño/a, es por ello que el desarrollo afectivo-sexual se va formando en el ambiente en el que crece, este va conformando su personalidad. Desde pequeño/a se le va transmitiendo la expresión de afecto desde el entorno, se les educa con la transmisión de comportamientos en las situaciones cotidianas.

Las relaciones afectivas y sexuales son un componente importante en la persona que va desarrollándose e impregnándose de los valores del contexto en el que crece. El contexto social impregna de forma específica la conducta afectiva/sexual, trasmitiendo valores, mitos, normas, etc. Es fundamental educar a través de la asimilación personal de información y valores, en la perspectiva de la naturalidad y la espontaneidad, favoreciendo un desarrollo sano y sin prejuicios. Les transmitamos la capacidad de cuidar su cuerpo y a sí mismos.

Este aspecto de la educación de los hijos ha generado y sigue generando preocupación en muchas familias, sobre todo en cómo abordar muchos de los aspectos que se deben ir tratando. En un principio esa preocupación puede venir por el desconocimiento sobre cómo tratar el tema y el escaso conocimiento sobre los aspectos a tratar ya que los mismos padres han recibido una escasa educación sobre sexualidad. Otros padres piensan que hoy en día tienen muchas formas de adquirir la información sobre el tema ya que creen que los adolescentes de hoy, tienen muchas vías para adquirir la información. Pero una cuestión fundamental es que al no valorar de donde reciben esa información, esta puede ser incorrecta. Sobre todo los canales a través de los que pueden recibir la información son muchos y esta puede que sea confusa.

Es importante tener un dialogo fluido en el ambiente familiar entre padres e hijos desde la infancia, generando ese hábito en el que se da espacio a la comunicación, para que posteriormente sea más fluida y se pueda generar un entorno de entendimiento en la adolescencia. Se acostumbren a tratar estos aspectos de forma natural dando la oportunidad al dialogo. Les damos la oportunidad a que recurran a nosotros como primera persona en el camino de los tropiezos. Convirtiéndonos en una figura de apego para cuando los amigos y los iguales sean su principal fuente de referencia.

La educación sexual fomenta la responsabilidad de los adolescentes frente a la toma de decisiones, ya que conocen las consecuencias que conllevan los actos y por ello la posibilidad de las diferentes alternativas a elegir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Copia el siguiente código

Escribe o pega el código de arriba

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>